Con la sanidad pública colapsada, la bajada de precios de los seguros de salud y que cada vez hay más centros médicos adheridos a compañías aseguradoras de salud.  

Este tipo de seguro de salud se hace cada vez más frecuente. 

Hay muchas entidades aseguradoras con productos de seguros médicos con características diversas.  

Los más recomendados son los seguros sin copago y basados en el uso del cuadro médico acordados por las aseguradoras. 

Aunque por su puesto hay seguros con copago 

Y seguros médicos con reembolso, en el cual la aseguradora reembolsa al cliente un porcentaje de la factura del médico al cual el asegurado haya acudido. 

Como ya he dicho hay seguros de salud para todos, hay seguros muy básicos que solo cubren consulta a médicos general, y con límite de número de visitas a especialistas. Esta modalidad no es de las que más me gusten, pero es más barata. 

Podéis encontrar seguros solo dentales, lo normal es que muchos servicios lleven una franquicia, pero algunas compañías tienen diferentes productos aseguradores con franquicias mayores o menores. Algunas incluso tienen centros propios. 

Antes de contratar un seguro de salud, es muy importante tener en cuenta las preexistencias y las carencias. 

Una preexistencia es una patología o una enfermedad que se tiene antes de la contratación del seguro, como puede ser una diabetes, hernias discales, cáncer (aunque haga mucho tiempo que ya se ha superado), etc. 

Por carencias, nos referimos a ciertos servicios que no están cubiertos hasta que no ha pasado un tiempo desde que se haya contratado el seguro, como pueden ser 6 meses para una operación concertada (ojo, no se aplica carencia si la operación fuese por una situación de urgencia) 

Si ya tenéis un seguro de salud y queréis cambiar de compañía, debéis saber que la nueva aseguradora te puede eliminar las carencias si se acredita que se tiene un seguro que cubre los mismo. 

Pero en si ya tienes una patología preexistente, mi recomendación es que no cambies de aseguradora, ya que la nueva no te la va a cubrir. 

Una característica muy interesante es la de servicios de urgencias en viaje en el extranjero, donde la sanidad pública española no da servicios. 

Este seguro además es obligatorio para los extranjeros que quieren su residencia en España. 

Si queréis cambiar de aseguradora, os recuerdo que tenéis que avisar a vuestra actual compañía, al menos 30 días antes del vencimiento, ojo, si el seguro es mensual, trimestral, semestral hay que mirar bien cuando realmente vence. Esto es así en todos los tipos de seguros, pero en los de salud las compañías son más estrictas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *